“Me abrumas.”

el

“Me abrumas.”

Te escuché decir.

Como si mi viento escarpara más allá de tus montañas; como si mi voz retumbará más allá de oído; como si mi brillo iluminara más allá del espejo de tus ojos.

Estoy acá, incómodo por la posición, con la mente densa de mareas de calor y fogaje corporal, algo notorio sobre mí. ¿Notas la temperatura que emana de éste cáliz dulzón, pero con ondas de ácido?

Estás allá, sobre templos de ideas, caminando a través de pasillos trasparentes de cristal que no tienen vista panorámica del mundo que queda bajo tus pies, solo a tu alrededor puedes ver. Avanzando por el corredor siempre cubriendo el subsuelo de la realidad. No hay luz, pues incluso el Sol se esconde bajo la suela de tu vía.

Momentos de contacto esperan su lapso, pues el tiempo está dado en números invisibles como un enigma que determina guerras y cambia rumbos aparentemente perennes, vacilante a lo largo de la llanura de nuestra percepción entretantos no sepamos hacer nubes en la tierra, para sentirlas como almohadas y flotar en ellas.

Me abrumas tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s