Virtud

el

Entre vicios, surge.

Aquel brillo etéreo, semionírico, que nos muestra aquello que hemos olvidado. Es aquello que te hace resaltar, en ese plano tan congestionado de cosas y no tan cosas.

Lo que te lleva a lugares míticos, no pensados, en dónde el promedio común es justamente de aquellos como tú, que lo poseen.

Es ese talento no nato, trabajado, forjado en las arcas propias de cada quien con metales preciosos y precisamente llenos de defectos, pues el diamante no es bello en sí, es nuestra afición por lo compacto.

Esa piedra en el camino que nos derrumba, que nos hace demoler la estructura tradicional, la que nos viene de antes, de fábrica. Solo cae, ante esa piedra colosal, como el Everest que ya dentro ti si es que lo tienes, así es eso.

¿No hay centralidad en la idea? Claramente no lo captó; a contrario, si sí existe tal mención, pues me has entendido. Lo llevas contigo, de la misma forma como yo lo he plasmado. Eterno resplandor de una mente con recuerdos, pues se necesita su orden, su expediente, sacar de fases pasadas lo que justo necesitan las futuras. Atento aquel que ose llamarse virtuoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s